Diana, princesa de Gales

Diana, princesa de Gales

Diana Frances Spencer, la princesa Diana, como la conocen todos, nació en Sandringham, Inglaterra el 1 de julio de 1961. Fue proveniente de  una familia aristócrata británica, siendo  la cuarta hija de lord John Spencer, VIII conde de Spencer, y de Frances Roche. Lady Di, creció en Sandringham House y su educación se llevó a cabo en Inglaterra y en Suiza. En el año 1975, cuando su padre recibió el título de conde Spencer, Diana pasó a ser ¨Lady Diana Spencer¨. Y, a sus 20 años, en 1981, se  anunció su compromiso con el príncipe Carlos de Gales, el heredero de la Corona británica. La princesa de Gales, es considerada como una de las personalidades más populares y famosas, así como tal vez la mujer más fotografiada del mundo.

Etapa de estudiante de  Lady Di

Diana no fue una destacada estudiante. De hecho, algunas de las escuelas donde cursó sus estudios, la consideraban mala estudiante. Sus escuelas fueron: la Silfield Kings Lynn, ubicada en Norfolk; la Riddlesworth Hall, de Norfolk, la West Heath Girls’ School y la Sevenoaks de Kent, Posteriormente,  asistió por poco tiempo al Instituto Alpin Videmanette, en Suiza. Diana practicaba natación y buceo. Sin embargo,  su verdadera pasión  era convertirse en bailarina, así que también asistió a clases de ballet. A los 16 años, conoció al que más tarde sería su esposo y en ese mismo periodo, se mudó a Londres, a un apartamento en la zona de Kensington y Chelsea, donde vivió hasta el año 1981.

Matrimonio y divorcio de la princesa Diana

La boda de Lady Di con el príncipe Carlos, se celebró el 29 de julio de 1981, en la catedral de San Pablo de Londres, y fue transmitida a todo el mundo, llegando a más de 750 millones de personas. A la unión real se dieron cita todas las casas reales. Solo el rey Juan Carlos I de España, no asistió.  Diana se convirtió en Alteza Real princesa de Gales y, como tal, tenía obligaciones reales. Debió representar  a la reina en viajes al extranjero. Fue reconocida por su gran labor  en obras humanitarias  y el apoyo  que brindó a la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona. Fue una dama muy carismática y con mucho estilo, por lo que, la prensa siempre se mostró interesada en la llamativa Princesa, así como su forma de vestir y peinados llamaban la atención y eran objeto de imitación. Debido a esto, la princesa de Gales, se convirtió en una de las figuras más importantes a nivel mundial.

Del matrimonio real nacieron dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique.  La princesa Diana se avocó a la magnífica educación y valores humanistas de sus dos hijos, llevándolos a centros y albergues para enfermos y necesitados. También trató en la medida de lo posible, de mostrarles una vida normal, fuera de la monarquía. Los llevó a restaurantes de comida rápida y parques temáticos, como cualquier niño normal.

La Princesa Diana, tuvo una época de bulimia y de infringirse lesiones. Por otro lado, su matrimonio no funcionaba muy bien, pues ambos cometieron infidelidades. Por lo que decidió dedicarse más al pueblo, convirtiéndose en ¨la princesa del pueblo¨. Desde 1992, se separaron  y, finalmente el 28 de agosto de 1996, se divorciaron legalmente. En ese momento, Diana perdió su título de Alteza Real, pero, continuó siendo La princesa de Gales, aunque  ya no era la princesa real.

Obras humanitarias de la Princesa

Luego de su divorcio, Diana se dedicó a sus colaboraciones solidarias, y continuó proyectando su imagen  más carismática y cercana a la población. Además, permitió usar su imagen pública en organismos encargados de realizar obras humanitarias. También estuvo presente en varios  actos a beneficio de los sectores más necesitados de la sociedad y dirigió fundaciones benéficas. Además, ayudó a los niños pobres de África, y se destacó, como otras grandes personalidades catalogadas por una gran calidad humana, como: la madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela o el Dalái Lama.

Diana tenía una personalidad muy activa y como princesa de Gales, se involucró con diferentes causas para ayudar a pacientes con sida, ancianos y personas con problemas de adicción, lepra y  variados problemas de salud.

Lamentablemente no tuvo mucho tiempo para continuar su labor humanitaria. De hecho, su última participación en este tipo de causas se centró en la erradicación de las minas antipersonales. Hizo una visita a Bosnia y su participación fue determinante para tomar algunas acciones que estuvieron en contra del uso de ese tipo de armamento.

La trágica e inesperada muerte de la más popular princesa

El 31 de agosto de 1997, se convirtió en uno de los más tristes para la humanidad, pues la adorada princesa Diana falleció  la edad de 36 años, a causa de un terrible accidente automovilístico que ocurrió en el interior del Túnel de l’Alma, en la margen norte del río Sena, en París, Francia. Junto a ella también murieron, su pareja Dodi Al-Fayed y Henri Paul, quien conducía el automóvil. Solo uno de los ocupantes del vehículo logró sobrevivir,  éste fue el guardaespaldas de Al-Fayed, Trevor Rees-Jones, gracias a que era el único que tenía puesto el cinturón de seguridad.

Al principio quedó la duda de la causa del accidente, llegando a especularse una conspiración por parte de la familia Real británica. Sin embargo, el padre de Dodi, dedicó muchos años investigando el caso, pero no resultó ninguna prueba que indicara conspiración. Por otro lado, según los resultados  arrojados por la investigación de la policía metropolitana londinense  a través de la Operación Paget: ¨Todo indica que fue la alta velocidad con que era conducido el auto donde viajaban (ambos) huyendo de los fotógrafos de las revistas del corazón y el amarillismo…¨.

Debido a que Diana ya no poseía un rango de Majestad,  la Familia Real se negaba  a concederle un funeral de Estado. Sin embargo, las muestras de afecto y dolor por parte del pueblo británico hicieron que en el  Palacio de Buckingham cambiara de idea. Y, a pesar del estricto protocolo, se incluyó un nuevo término para rendir honores fúnebres a Diana: ¨Un entierro único para una persona única¨.  El funeral estuvo acompañado por aproximadamente dos millones de personas por las calles de Londres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: