¿Qué es la leche de magnesia y para qué sirve?

¿Qué es la leche de magnesia y para qué sirve?

La leche de magnesia no tiene nada que ver con los productos lácteos, aunque su nombre puede confundirnos un poco. La leche de magnesia es un antiácido que se utiliza para aliviar la indigestión, debido a su capacidad de aumentar el pH de los ácidos estomacales con lo cual se consigue la neutralización del mismo, causando alivio de acidez.

El hidróxido de magnesio, componente principal de la leche de magnesia, tiene utilidades que van más allá de las descritas anteriormente. El producto podemos encontrarlo en cualquier farmacia a un precio bajo y resulta muy útil en la vida de las personas, no solo para conservar la salud estomacal sino que tiene algunos usos adicionales bastante interesante que seguro desconoces.

¿Qué es la leche de magnesia?

Lo que se conoce por el nombre de leche de magnesia, es en realidad hidróxido de magnesio. Este compuesto es un antiácido de acción localizada, que se encarga de neutralizar la acidez del contenido estomacal aumentando su nivel de pH a través de una reacción química ocurrida entre el hidróxido de magnesio y el ácido clorhídrico presente en el estómago.

El magnesio es un mineral importante para el organismo del ser humano, sobre todo para el buen funcionamiento del sistema nervioso y el desarrollo muscular. Además, participa junto al zinc en el proceso de producción de glóbulos pertenecientes al sistema de defensa inmune del organismo humano, en consecuencia es importante para evitar el desarrollo de enfermedades virales.

Comprimidos de leche de magnesia
Tabletas comprimidas de leche de magnesia utilizada para tratar la acidez estomacal

¿Cuáles son los beneficios de la leche de magnesia?

Utilizado en dosis adecuadas y bajo supervisión médica, la leche de magnesia puede reducir considerablemente la cantidad de ácidos estomacales presentes durante el proceso digestivo, aliviar problemas de estreñimiento y mejorar el tránsito intestinal. Además, la leche de magnesia tiene otros usos que muchas personas desconocen.

Por ejemplo, la leche de magnesia puede ser utilizada sobre la piel, puesto que tiene un efecto benéfico sobre las pieles grasas, ayudando a que los poros se limpien y la piel luzca un aspecto más joven y saludable de una forma bastante económica en comparación a lo que gastaríamos con productos de cosmética tradicional.

El consumo de leche de magnesia puede ayudar a que el organismo obtenga el magnesio que ha dejado de metabolizar por una dieta inadecuada. No significa que sea un suplemento alimenticio que sustituya de ninguna forma una alimentación saludable, pero si cumple esa doble función cuando se consume como antiácido de manera frecuente.

Cómo tomar leche de magnesia

Este producto puede ser adquirido en dos presentaciones: líquido y en forma de comprimidos masticables. La mejor forma de consumirlo es en su presentación líquida.

La leche de magnesia es un producto farmacéutico, por lo tanto no se compra en el supermercado y en algunos países requiere de indicación de un especialista. Es necesario consultar a un médico y que este sea quien indique la cantidad adecuada de hidróxido de magnesio que tu organismo necesita para tratar molestias estomacales, acidez y estreñimiento, evitando complicaciones.

Precauciones

En caso de que notes un cambio en tu comportamiento estomacal tras consumir leche de magnesia, es importante que acudas a tu médico. No se debe utilizar este compuesto cuando se presenta diarrea, vómitos, dolores de estómago y nauseas. Tampoco es adecuado consumir este producto por periodos superiores a siete días consecutivos.

Las mujeres embarazadas o que se encuentran en proceso de lactancia no deben consumir este producto, ya que no se sabe con exactitud que problemas puede causar durante el desarrollo del feto y se desconocen los efectos de la ingesta en la salud de los recién nacidos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: