Dieta cetogénica o Keto: así debes hacerla para que sea eficaz

Dieta cetogénica o Keto: así debes hacerla para que sea eficaz

La dieta cetogénica, también conocida como dieta Keto, es un programa alimenticio bajo en calorías y carbohidratos que se utiliza para conseguir una pérdida de peso acelerada, al hacer que el organismo reaccione como si se encontrara en ayunas de forma permanente, presionando a que el metabolismo descomponga la grasa.

En realidad, no se trata de un concepto nuevo, ya que esta dieta fue ideada por Russell M. Wilder en el año 1921, considerándose hasta hace poco como una “dieta milagro”. Sin embargo, diferentes estudios han logrado demostrar que podría tratarse de una dieta eficaz para facilitar la pérdida de peso de forma saludable, siempre que se realice de la forma correcta.

Significado de “keto”

La dieta Keto, o dieta cetogénica, es un patrón alimenticio que permite que el organismo produzca cetonas, pequeñas células que el hígado produce a partir de la descomposición de la grasa. Esto lo hace cuando no existe suficiente azúcar en sangre con el objetivo de obtener energía.

Cuando se combina una dieta cetogénica con el uso de quemadores de grasa, se obtienen resultados acelerados en cuanto a la pérdida de peso. Por supuesto, este procedimiento debe llevarse a cabo bajo estricta vigilancia médica y con la ayuda de un nutricionista que diseñe con exactitud la dieta a seguir para asegurar el correcto flujo de vitaminas y minerales.

Se desarrolla en tres fases

Algo que la mayoría de las personas desconoce es que esta dieta baja en calorías se desarrolla en tres fases. La primera de ellas se denomina fase activa, que se mantiene alrededor de tres meses y en la cual se consumen entre 700 y 800 calorías diarias, con un máximo de 50 gramos de carbohidratos, además de muy poca cantidad de proteínas.

Dieta Keto

En la segunda y tercera fase lo que se busca es la estabilización metabólica. Se comienzan a introducir de forma gradual las proteínas y los carbohidratos, manteniendo una ingesta calórica baja, que no debería superar las 1550 calorías diarias. El procedimiento se realiza de manera progresiva, para evitar que se produzca efecto rebote.

Solo cuando la dieta cetogénica se plantea de esta forma, ofrecerá los resultados esperados. Al seguir el programa completo se garantiza la pérdida de, al menos, 10 kilos, pero lo más importante es que a largo plazo no se recupera el peso, siempre que se mantenga un estilo alimenticio saludable, libre de grasas saturadas y sin exceso de carbohidratos simples.

En general, se logra reducir de forma drástica el índice de masa corporal (IMC), los valores de triglicéridos y colesterol malo (LDL), además de disminuir significativamente la presión sanguínea y reducir medidas en la cintura. La mejora de la salud que se produce con este patrón alimenticio es generalizada.

Como complemento, la actividad física diaria y moderada puede permitir al organismo multiplicar el potencial para perder peso, además de recuperar la elasticidad de la piel y desarrollar masa muscular durante el proceso, consiguiendo una figura mucho más armónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: