Cómo quitar esmalte permanente en casa

Cómo quitar esmalte permanente en casa

Remover el esmalte permanente de nuestras uñas en casa es una tarea que requiere de ciertos cuidados si no queremos causarles daño en el proceso. Es necesario entender que la razón por la cual el esta clase de esmalte tiene una mayor duración es porque resulta de una reacción química que hace muy difícil que se despegue de las uñas.

Por esta razón, será necesario que sigas una serie de pasos con mucha paciencia para garantizar la buena salud de tus uñas. También es importante que se cuente con los materiales y los implementos adecuados para que el proceso se cumpla de manera adecuada y se eviten daños permanentes, infecciones y otras molestias relacionadas con el maltrato a las uñas.

¿Cómo quitar esmalte permanente en casa paso a paso?

Estas instrucciones provienen de la recomendación de manicuristas profesionales. Lo ideal sería que acudas al salón donde te han aplicado el esmalte permanente y sea un profesional quien lo retire, pero si no puedes ir al manicurista por falta de tiempo o dinero, esta sería la solución más práctica y segura disponible para retirar esmalte permanente en casa.

Paso 1. Necesitarás preparar todos los materiales

Se trata de un trabajo que requiere de paciencia y algunos materiales indispensables, de lo contrario podrías dañar las uñas. Los materiales necesarios seguramente ya los tendrás en casa:

  • Acetona
  • Papel de aluminio
  • Una lima dura
  • Vaselina
  • Crema hidratante
Uñas con esmalte permanente
Esmalte permanente en uñas

Paso 2. Haz que el esmalte permanente se vuelva poroso

Dado que esmalte permanente se convierte en una capa sólida que permanece unida a la uña, es difícil removerlo de la manera en que tradicionalmente nos sacamos el esmalte de uñas común, que se remueven con acetona frotando suave la superficie con un algodón.

En primer lugar tendremos que lograr que el esmalte se vuelva poroso y para ello ocuparemos una lima dura y frotaremos suavemente la capa superior de modo que aumente su porosidad y así l acetona pueda penetrar con mayor facilidad. Asegúrate de no hacer demasiada presión porque podrías romper por completo la capa de esmalte y llegar hasta la uña, causándole un daño irreparable.

Paso 3. Acondiciona las cutículas

Inmediatamente tendrás que preparar las cutículas para la siguiente etapa. Aplica vaselina alrededor de las uñas; esto garantizará que la acetona no perjudique la piel en el pasos siguientes (ya que se trata de un solvente que puede causar irritaciones) lastimando la capa superior de la piel, deshidratándola y deteriorándola. La vaselina crea una película invisible que protege contra el potencial daño.

Paso 4. Aplica acetona en abundancia

Toma un trozo de algodón y a continuación imprégnalo de acetona pura, luego moja toda la superficie de la uña asegurándote de evitar que el líquido se desplace hasta la piel. Seguidamente, toma un trozo d papel de aluminio y cubre la punta de tus dedos para evitar que la acetona se evapore antes de cumplir su función como solvente.

La acetona hará que el esmalte permanente se ablande hasta despegarse de la uña sin mucho esfuerzo. Con el paso de los minutos, notaremos que ya se ha despegado y podremos retirar cualquier residuo con facilidad. De manera similar a retirar una capa de esmalte tradicional, podemos sacar estos residuos con algodón con un poco de acetona.

A partir de que hemos terminado de retirar el esmalte permanente, deberás lava tus manos con abundante agua y jabón para retirar cualquier residuo químico y finaliza el procedimiento con una hidratación profunda que aporte nutrientes a la piel y las uñas utilizando una crema hidratante o con aceites esenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: