Crear una estrategia de email marketing

Crear una estrategia de email marketing

Nadie duda de la capacidad que tiene el uso de los mailings masivos, siguiendo las pautas de una buena estrategia, para obtener excelentes resultados en la fidelización del público, el aumento de las ventas o elevar el número de suscriptores con un mínimo de inversión.Sin embargo, ¿sabemos crear esa capacidad de alcanzar el éxito aplicando el email marketing como elemento clave?

Estos son los 4 pilares sobre los que asegurar una estrategia efectiva con el email marketing.

1. Definir el público objetivo

Lo primero que hay que tener muy claro es saber a quién va dirigida la campaña, el objetivo marcado delimitará las directrices a cumplir. Una vez que tienes claro a qué franja de edad dirigirse, su sexo (si fuera necesario), su posición socioeconómica, sus intereses… se habrá conseguido crear y delimitar un grupo que cumple con las condiciones que los hacen interesantes para el producto o servicio que se está dando promoción. En otras palabras, se podrá dirigir el mailing hacia aquellas personas que tienen cierta tendencia, interés o posibilidad de consumir nuestro producto o servicio.

2. Cómo promocionar el producto, servicio o marca

Llega el momento de los creativos. Tendrán que ser estos profesionales, o el mismo encargado de la estrategia desde el punto de vista de un publicitario, el que desarrolle la forma de captar la atención del usuario /cliente objetivo al que va dirigido el mail. Deberá elegirse entre ofrecer información de utilidad, descuentos en el producto, pruebas gratuitas, ofertas, sorteos… o una combinación de varios de ellos.

La forma de presentar esta información también es importante, diríamos que fundamental. En este sentido, deberá emplearse un tono formal o informal en dependencia del target definido, se tendrá que recurrir a fotos, videos, o solo texto… Habrá que ponerse en la piel de cliente y pensar qué es lo que le gustaría recibir en su correo para abrirlo, consumirlo y convencerse.

3. Frecuencia de envíos

Otro de los elementos fundamentales es considerar cada cuanto tiempo se va a enviar un mail. Asumir que cuanto más mejor es un gran error, muy habitual en las campañas de las agencias sin experiencia. Como norma general, una vez cada 15 o 20 días es lo ideal, no se satura al receptor, pero también se evita que se olvide de la empresa. En cualquier caso, el feedback es muy importante, por lo que, con cierta frecuencia, habrá que preguntar si se está de acuerdo con seguir recibiendo estos mails. Si la respuesta es negativa, se recomienda realizar un mail cada dos tres meses para intentar volver a captarlo, nunca se insistirá continuando o aumentando la frecuencia, porque el correo irá directamente a la basura y, además, se creará un clima negativo hacia la firma.

4. Contenido de calidad

Directamente relacionado con el punto 2 de esta lista, al diseñar y redactar el contenido del mail, además de ofrecer un lenguaje y estilo ideal al target y diseñar un mensaje atractivo con imágenes, se deberá ofrecer contenido útil para el usuario.

Se deberá articular un guión atractivo, educativo, entretenido, que el lector sienta que está aprendiendo algo y disfrutando con ello. Debe querer terminar de leerlo, no dejarlo a la mitad, y que además aumente el interés sobre el producto, servicio o marca que se está tratando en el cuerpo del texto del mail.

Debe sentirse seguro y confiado, pensar que lo que lee es absolutamente cierto, por lo que, entre otras cosas, tendrá que estar redactado impecablemente, atendiendo a la gramática y a la ortografía, además de cuidar la coherencia del conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: