Elevadores de cangilones: qué son, usos y tipos

Elevadores de cangilones: qué son, usos y tipos

Se trata de unos dispositivos que se utilizan principalmente para las industrias que trabajan con elementos a granel, siendo imprescindibles en las tareas diarias y que requieren una gran precisión y garantías.

En el sector industrial, existen numerosos tipos de industrias que desarrollan actividades diversas y concretas. Es importante saber que, para llevar a cabo de manera adecuada este tipo de tareas, en muchas ocasiones las máquinas se vuelven imprescindibles, sobre todo si se trata de dispositivos que realizan una tarea muy específica y delicada, para la que se requiere gran precisión.

En este sentido, hay que decir que las industrias que trabajan con elementos a granel son de las que más necesitan esta maquinaria concreta, debido a la complejidad del proceso y al pequeño tamaño de los productos que manipula, tales como los granos, minerales o semillas, entre otros similares. Precisamente por todo ello, surgen aparatos como el elevador de cangilones. Para entender mejor qué es, se puede hacer una pequeña definición. Así, este tipo de elevador se presenta como un mecanismo utilizado principalmente cuando se llevan a cabo actividades de manejo de materiales a granel, teniendo en cuenta que la tarea se realiza de forma vertical.

Se puede decir que los elevadores de cangilones son similares a las tradicionales cintas transportadoras, con la salvedad de que los primeros trabajan de manera vertical y las segundas, en horizontal.

¿Cómo son los elevadores?

Los elevadores de cangilones habituales y que utilizan la mayoría de industrias, cuentan con dos o más recipientes (cangilones) que son los encargados de transportar el material. Dichos cangilones se sitúan en el sistema de manera vertical y además, añade una cinta transportadora para desplazar los materiales con los que se esté trabajando.

Como es lógico, para poner en marcha todo esto, es necesario que el elevador cuente con un pequeño motor y, según el modelo elegido, se pueden añadir otros accesorios. De esta manera, algunos modelos más avanzados también cuentan con sistemas de control adicionales, ventanas para poder inspeccionar el proceso, sistema que detecta materiales de acero o metal o zona de limpieza automática, entre otras cosas.

En cualquier caso, para profundizar más sobre estos aparatos, en Wikipedia cuentan con una página específica para ellos, donde explican qué son y cuáles son sus usos más habituales, además de detallar todo su funcionamiento. 

Transporte vertical

La mayor particularidad de este tipo de aparato es que, a diferencia de otros que se utilizan para el mismo fin, el transporte en este caso se realiza de manera vertical, si bien es cierto, algunos modelos también incluyen una parte horizontal. 

Hay que decir que el transporte puede llegar a hacerse a gran velocidad, no obstante, esta vendrá determinada por el sistema con el que esté dotado el elevador y la propia carga de los materiales. En cualquier caso, estas velocidades suelen oscilar entre los 0,5 y los 4 m/seg.

Además, hay que comentar que la forma y el tamaño de los cangilones puede variar bastante, en función del uso que vaya a darse a la máquina. Así, los mayores pueden tener hasta 1,5 metros de ancho, con una altura de 50 metros o incluso más.  

Por otro lado, hay que decir que el transporte vertical es un tipo de transporte muy cuidadoso y con gran precisión, puesto que los materiales con los que trabaja son muy pequeños. También cuenta con una gran resistencia, ya que es una máquina que debe ser duradera y realizar operaciones pesadas.

Generalmente, se fabrican en acero inoxidable, aunque se pueden encontrar en acero de carbono con un recubrimiento de pintura pulverizada.

Tipos de elevadores

En cuanto a los tipos de elevadores de cangilones que existen, hay que destacar dos, los de carga y los de descarga.

De carga

En este caso, se puede escoger entre elevadores desde tolva, que son los utilizados para los materiales más pesados y abrasivos, que no necesitan muchas velocidades. Y, por otro lado, los elevadores por dragado, para materiales que no presentan resistencia alguna.

De descarga

Aquí se encuentran tres tipos. El primero el de descarga centrífuga que es el más habitual y que cuenta con grandes velocidades. Por otro lado, está el de descarga continua, con bajas velocidades; y finalmente, el de descarga positiva, para materiales poco pesados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: